A los futuros cuidadores
Dr. Eduardo Castro Carratalá
Especialista en Geriatría y Gerontología. Medicina Interna

Cuidar más que una técnica o una virtud, entre otras, es un arte y un nuevo paradigma de respeto, con la naturaleza y con las relaciones humanas, como el amor, la consideración por el ser humano enfermo, diligente y participativo.
He tomado parte en muchas reuniones y conferencias de profesionales de la salud con los que he podido hablar y aprender, pues el cuidado es la ética natural de esta actividad tan sagrada.
Compasión: es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y sentir con él. Que perciba que no está solo.
En ocasiones una caricia es esencial: tocar al enfermo con respeto, es devolverle la certeza de que pertenece a nuestra humanidad, es una manifestación de amor.
Cuando cuidamos debemos percibir cuando el paciente quiere comunicarse, hablar y ser escuchado. Quiere encontrar un sentido a la enfermedad.
Asistencia sensata: El paciente necesita ayuda, y el cuidador de participar y crearle un soporte que le permita mantener una relativa autonomía. La asistencia debe ser prudente: incentivar al paciente a hacer todo lo que él pueda, animarle a hacerlo y asistirlo.
Ayudarle a volverle la confianza en la vida. Puesto que lo que más desea el enfermo es recuperar el equilibrio perdido y volver a un estado de buena salud.
Toda persona sana puede enfermar y teniendo que aceptar eventuales enfermedades, y en última instancia, la misma muerte. es un momento inevitable. Es la ley de la vida.
Aquí el cuidado se revela mucho más como arte que como técnica y supone en el profesional de la salud densidad de vida, sentido espiritual y una mirada que va más allá de la vida y de la muerte.
Alcanzar ese estadio es una misión que el cuidador debe buscar para ser plenamente servidores de la vida.
¡La tragedia de la vida no es la muerte, sino aquello que dejamos morir dentro de nosotros mientras vivimos!


Nosotros

 La asociación ADAPROPEM como menciona en su 1º artículo de sus estatutos define: Que se constituye la Asociación que se acoge en lo dispuesto en la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de Marzo, reguladora del Derecho de Asociación y a la Ley 14/2008, de 18 de Noviembre de Asociaciones de la Comunitat Valenciana, y al amparo de los dispuesto en el artículo 22 de la Constitución, careciendo de ánimo de lucro, con independencia de cualquier tendencia política o religiosa y sin carácter discriminatorio alguno, para promover la integración social.

En su artículo 4º la define que sus fines de la asociación: La promoción de la integración social de cualquier persona, en beneficio de esta y de las personas mayores. Buscando el bienestar físico, emocional y social de las personas mayores y de la sociedad en general. La promoción de la divulgación científicas (para mejorar la calidad de vida) entre la sociedad. Desarrollar actividades en cuanto a la alimentación saludable, ejercicio físico, psíquico, uso responsable de los fármacos, etc. e impulsar la formación para las personas al cuidado, ya sean familiares o ajenas  a la familia, de las personas mayores con riesgo a la dependencia y o ya dependientes.


Algunos datos

Put starting value here (e.g. 0)
Alumnos al año
Put starting value here (e.g. 0)
Alumnos en 15 años
Put starting value here (e.g. 0)
Profesores


Importancia de los Gerocultores
Dr. Eduardo Castro Carratalá
Especialista en Geriatría y Gerontología. Medicina Interna

Tengamos en cuenta algunos de los beneficios que podemos destacar de los Gerocultores (cuidadores) en el cuidado de la persona con riesgo de dependencia o ya dependiente serían:
1.- Atención individualizada, con la ratio profesional uno a uno.
2.- Mayor facilidad para mantener el contacto social y familiar.
3.- Mantener y mejorar de ser posible las actividades y rutinas diarias del paciente.
4.- Retrasar o evitar dentro de lo posible el ingreso del paciente en instituciones residenciales.
5.- Siendo compatible con recursos como los centros de día, ingresos de fin de semana en residencia de respiro, tele- asistencia etc.
6.- Hacerse cargo de una eficiente administración de los fármacos que el paciente precise.
7.- Mejorar la soledad que muchas personas padecen en las últimas etapas de su vida.
Sabemos que en nuestra vida actual, por impedimentos socio-laborables, hay familias que se les hace difícil el cuidar adecuadamente a sus familiares. La presencia de un Gerocultor en los cuidados, descargará de presión a dichas familias, consiguiendo entre todos beneficios óptimos.


top